Inicio

Estimado visitante,

A pesar de que el club de ajedrez Zuri-Baltza cuenta ya con más de medio siglo de historia sigue tan activo y vigente como el primer día. Basta asistir a alguna de nuestras actividades tanto fuera como dentro de nuestra sede para percatarse que somos dinamizadores culturales y deportivos de nuestro entorno.

Las actividades más llamativas para el gran público que llevamos a cabo se producen en Aste Nagusia y fiestas de Santutxu, aunque nuestro club tiene mucha vida más allá de estos eventos.

Al margen de nuestras actuaciones festivas, Zuri-Baltza está haciendo una destacable labor docente tanto en nuestro club como en los centros escolares de la zona. Para ese cometido contamos con monitores que imparten clases tanto a niños como a adultos. Ahora más que nunca creemos y apoyamos el ajedrez como herramienta educativa y lúdica.

A nivel deportivo nuestro club sigue siendo una referencia en el ajedrez vasco, a pesar de que en nuestro deporte se está apostando cada vez más por un modelo de patrocinio. Pase lo que pase Zuri-Baltza seguirá siendo siempre adalid de su cantera, pues creemos que aquellos jóvenes que después de formarse en nuestras clases quieran competir deben tener un puesto en alguno de nuestros equipos.

Por otra parte, nuestro club está creciendo tanto en material como en socios. Nuestra ya de por sí amplia biblioteca no para de recibir periódicamente libros y  revistas de ajedrez como New in Chess y Peón de Rey. Además, recientemente hemos logrado nuevo equipo informático para sustituir al que teníamos. Por si esto fuera poco en la última campaña liguera, gracias a la incorporación de nuev@s soci@s, conseguimos fomar cinco equipos .

Las jornadas, los cursos y las clases de ajedrez que organizamos son los mejores exponentes de nuestra labor. Sin embargo nada de esto se podría llevar a cabo sin nuestra treintena de soci@s, que son nuestr@s mejores embajadores allá por donde van.

Si vives en Santutxu y te gusta el ajedrez considera pasarte algún día por nuestra sede en Médico Antonio Eguiluz. ¡Te aseguro que no te arrepentirás!